Los Adventistas del Séptimo Día basan todas sus creencias en la Biblia. La siguiente lista, acompañada de su versículo básico, presenta un resumen de los mayores puntos de fe de la iglesia. Los Adventistas del Séptimo Día creen:

Biblia: Que las Santas Escrituras del Antiguo y el Nuevo Testamento fueron dadas por la inspiración de Dios y son la regla de fe y práctica (2Timoteo 3:15-17).

Dios: En la Deidad, o la Trinidad, que consiste del Padre eterno, el Señor Jesucristo, el Creador y Redentor de los hombres; y del Espíritu Santo (Mateo 28:19, 1Pedro 1:2).

Salvación: Esta salvación es un don de Dios la cual recibimos por la fe. Todo aquel que entra al reino de Dios debe experimentar el nuevo nacimiento y una transformación de su vida y su carácter por el poder re-creativo de Dios por la fe en Jesucristo (Juan 3:16; Hechos 2:37-39; Romanos 3:21-26).

Bautismo: En el bautismo por inmersión luego que se le haya enseñado el Evangelio, y crea en Cristo como su Señor y Salvador, arrepentirse de todos sus pecados, y confesarlos (Mateo 28:19; Marcos 16:16; Hechos 2:38; Romanos 6:1-6; 10:10; Colosenses 2:12).

La Segunda Venida: Que Cristo, nuestro Gran Sumo Sacerdote en el cielo, está terminando su obra como mediador entre Dios y el hombre, y pronto El volverá a esta tierra con gran poder y gran gloria. Su venida será literal, personal, y visible para todos (Juan 14:1-3; Hechos 1:11; Mateo 24:30; Lucas 21:27-31; Apocalipsis 1:7; Daniel 7:8-14; Hebreos 8:1,2; 4:14-16; Apocalipsis 14:6-20).

Los Diez Mandamientos: En los Diez Mandamientos como la ley moral que une a todos los hombres en todas las épocas (Éxodo 20:3-17; Santiago 2:10-12).

El Sábado: Que el cuarto mandamiento del Decálogo requiere la observancia del Sábado del séptimo día, el cual es un memorial de la Creación una señal de la santificación (Génesis 2:1-3; Éxodo 20:8-11; Ezequiel 20:12; Lucas 23:56).

La Naturaleza del Hombre: Que el hombre por naturaleza es mortal y Dios "es el único que tiene inmortalidad." El hombre recibirá inmortalidad y vida eterna como un don de Dios solo a través de su su fe en Cristo (Job 4:17; 1Timoteo 6:16; Romanos 6:23; 2Timoteo 1:10).

La Muerte: La condición del hombre en la muerte es de inconciencia. Los muertos, ambos buenos y malos, permanecen en las tumbas hasta la resurrección. Ninguno va al cielo o al infierno en el momento de la muerte (Eclesiastés 9:5,6,10; Juan 5:28,29; 1Tesalonisences 4:16,17; 1Corintios 15:51-53).

El Infierno: El infierno es un lago real de fuego donde todos los pecadores serán quemados, destruidos, y dejarán de existir por siempre (Malaquías 4:1-3; Apocalipsis 20:14; Salmos 37:20; 2Tesalonisenses 1:9).

Los Diezmos: En el sostén del Evangelio a través de los diezmos y las ofrendas (Malaquías 3:8-11; Mateo 23:23; 1Corintios 9:9-14).

Los Ritos U Ordenanzas: En la ordenanza de la humildad y la Cena Del Señor como Jesús dejó ejemplo (Juan 13:1-17; 1Corintios 11:23-26).

Vida Saludable: Los seguidores de Cristo deben cuidar su cuerpo como el templo de El Espíritu Santo y por esto deben abstenerse de todo aquellas bebidas intoxicantes, tabaco, café, carnes impuras, y cada hábito dañino y prácticas (1Corintios 3:16,17; 9:25; 10:31; Proverbios 23:29-32; Deuteronomio 14:3-20).

Normas Cristianas: Los seguidores de Cristo deben manifestar verdadera modestia cristiana en el vestir y evitar todo aquello que sea cuestionable como el cine y el baile (1Timoteo 2:9,10; Mateo 24:37-44; Santiago 1:27; 2Timoteo 3:4,5).

Dones Espirituales: En los dones del Espíritu Santo, incluyendo el don de profecía, y que éste don ha sido otorgado por medio de la obra de Elena G. de White (Efesios 4:8-11; Apocalipsis 12:17; 19:10; Amós 3:7; Oseas 12:10,13).